martes, 22 de noviembre de 2011

Jesse James. Esta es su historia (Parte I)


Nacido en Lynwood en 1969, Jesse Gregory James creció entre Long Beach y Compton. Su padre almacenaba cacharros y antigüedades en un hangar que compartía con Perry Sands. Jesse y su padre pasaban los domingos en los mercadillos o, si no, participaban en shows custom o en careras dragster. A los nueve años le regalaron una bicicleta Schwinn de los años 40 que restauró y se apresuró a vender por 850 dólares. Aquí es donde empezó todo.




Jesse James era un chico por el que la policía de Long Beach no hubiera dado un centavo, ya que realizó hasta tres "estancias turísticas" en correccionales entre los 14 y los 17 años. Su especialidad era el robo de los Camaro "tuve que aprender lo que era el bien y lo que era el mal de la peor manera posible". El disgusto con su familia fue mayúsculo cuando con 16 años, compró su primera Harley (una chatarra de Flathead) y se fue de casa. Una beca de estudios para el fútbol le permitió continuar con sus estudios en Iowa, pero una fractura de rodilla hizo añicos su carrera profesional. Medía un metro ochenta y cinco y podía levantar hasta 150kg, condiciones que le llevaron a ser guardaespaldas de Danzig y Slayer con tan sólo 19 añitos.

Cuando Jesse no estaba de gira se pasaba los días encerrado en el garaje de su madre construyendo sus chops rígidas agresivas estilo Frisco. Por aquel entonces ya había encontrado un estilo propio, un nombre y un grafismo, así empezó a repartir camisetas en las que estaba impreso West Coast Choppers y la famosa cruz de guerra. Algo empezaba a cambiar y decidió dedicarse al negocio de las motos personalizadas a jornada completa.


El primero que lo hizo trabajar en este mundo fue precisamente Perry Sands, de Performance Machine, que lo había visto crecer. Pasó más tarde a se aprendiz de Ron Simms y después se acercó al círculo de Boyd Coddington, una estrella millonaria del Street Rod. Aprendió a trabajar la chapa, a manejar las herramientas y a realizar piezas a partir de esquemas, poco a poco iba encontrando su estilo propio. A principio de los 80, Jesse demostró grandes cualidades manuales y mucha imaginación. Ya era uno de los grandes, pero todavía no se había dado cuenta nadie.

No tenía ni un centavo, era ambicioso y optimista, así que decidió instalarse por su cuenta. No pidió prestado dinero a nadie, reinvertía sus ganancias en comprar nuevas y mejores herramientas, enseguida se hizo notar. "Mientras todo el mundo construía una especie de Heritage rebajada y un poco gay, yo quería algo más agresivo, algo amenazante". Trabajaba catorce horas al día, pero eso no era suficiente para cuadrar las cuentas, consagraba 500 horas a cada proyecto, ganaba poco dinero y estaba constantemente endeudado, pues sus clientes no eran muy buenos pagadores. Las cartas de recomendación no eran suficientes y a veces había que recurrir al "viejo sistema". Con esto, lo único que ha conseguido era que su reputación de chico malo le quedara grabada a fuego. En un momento difícil se hizo tatuar por el famoso Jack Rudy el símbolo del dólar y la frase "pay up, sucker!" sobre la palma de la mano. Su ética es simple "Trabajar duro, muy duro". 

Continuará...


6 comentarios:

  1. hola megusta vuestra paguina seguir asin ya ke veo el pograma de jesse jasme xplora y es genial un saludo desde españa

    ResponderEliminar
  2. Gracias también desde España! xD

    ResponderEliminar
  3. xd de nada y para cuando el 2 capitulo la lastima es que solo lo den los viernes en la tele xd un saludo

    ResponderEliminar
  4. La segunda parte hace tiempo que la escribimos, te pongo aquí el enlace para que lo disfrutes, un saludo! http://highoctanemonsters.blogspot.com.es/2011/11/la-historia-de-jesse-james-parte-ii.html

    ResponderEliminar
  5. Jejeje, no me acordaba, prueba a pinchar en "Continuará"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejej valla valla un saludoooo

      Eliminar