miércoles, 30 de noviembre de 2011

La historia de los Belly Tank



Hoy en High Octane Monsters os traemos la historia de un clásico en las carreras de los lagos salados, los Belly Tank.


Para entender a estos pequeños bólidos tendremos que remontarnos ni mas ni menos que a la Segunda Guerra Mundial. Durante la guerra, la Luftwaffe (fuerzas aéreas alemanas) comenzaron a usar en 1940 aviones de combate equipados con unos tanques de combustible extra. Según el tipo de avión, el tanque podía ser mas grande o mas pequeño, desde el mas grande que media sobre los 90 cm y podía transportar 1.417 litros al mas pequeño, que media entorno a los 60 cm y tenia capacidad para 742 litros.

Mustang P-51

Cuando los pilotos en el aire veían que el tanque se había vaciado, los dejaban caer con el objetivo de aligerar la marcha. Esto provoco mas de un susto a quien pillaba debajo, ya que había quien pensaba que podían ser bombas.




Los tanques eran fabricados en grandes cantidades de aluminio de la mas alta calidad, y cuando acabo la guerra habían almacenes repletos de estas piezas, por lo que el gobierno no tuvo mas opción que venderlo a un precio mas barato de lo que les había costado fabricarlo.




Bill Burke


El primero en darse cuenta en que los tanques podían ser utilizados en la fabricación de estos bólidos fue Bill Burke, que competía en los lagos secos desde 1934. Bill había servido en la guerra en la guardia costera, y cuando veía a los barcos transportando los tanques de combustible se daba cuenta de su excelente forma aerodinámica, y calculo que por su tamaño y forma podría fabricar algo utilizando partes de un Ford T y un Ford A.











En 1946 Burke dejo la guardia costera y fue camino del desguace de Los Angeles a comprar todas las piezas que necesitaba para su creación. Consiguió un tanque de un P-51, un motor Flathead V8 de un Ford de 1934 que instalo en la parte delantera del tanque y utilizo como asiento un sillín de bicicleta. Lo único que cabe decir es que consiguió alcanzar ni mas ni menos los 210 km/h.
A partir de aquí los constructores fueron jugando con distintos tamaños de depósitos permitiéndose así motores traseros y comparando resultados. Habían nacido los Belly Tank.

Primer Belly Tank fabricado por Bill Burke
Motor Ford Flathead V8

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada